domingo, 18 de agosto de 2013

DUATLO LA SECUITA

Después de no poder participar en la duatlón de Pallaresos, la de casa, me planto en la Secuita por segundo año consecutivo para ir cogiendo ritmo para el apretado calendario de septiembre.
Se que no vengo muy en forma después de quince días de vacaciones, pero de eso se trata.

Después de unos problemas con los horarios de salida, la carrera empieza a las 10h de la mañana, con mucha calor.


No consigo colocarme en primera linea y los primeros 500m son caóticos por un camino estrecho donde la gente te empuja  y te intenta adelantar por cualquier sitio. La verdad es que la mayoría no es consciente de cual es su posición en una carrera y salen de cualquier manera.

Una vez llegamos a un campo arado, complicado de correr, me coloco en tercera posición, en la que acabaré la primera transición.
El circuito, de dos vueltas corriendo es bastante tosco, pasando por los campos de los palleses donde una torcedura es lo mínimo que te puedes llevar.

Salgo con la bici y aquí empieza mi declive. Tengo al segundo a poco metros, pero al rato me pasa un corredor y enseguida noto que no tengo piernas para aguantar un ritmo competitivo, y antes de acabar la primera vuelta me pasan dos mas a los cuales tampoco puedo seguir.
Doy la segunda vuelta solo y llego a la transición a un par de minutos de los de alante.



Ya como veo que sigo solo y no los voy a coger, decido llevar un ritmo cómodo corriendo hasta el final, llegando en sexta posición y haciendo un minutos mas que el año pasado, por lo que no me puedo ir con muy buenas sensaciones.