sábado, 27 de julio de 2013

CURSA L´ESPLUGA

Después de cuatro años de mi primera participación en esta carrera, vuelvo a l´Espluga a correr una de las carreras mas antiguas de Cataluña.

Subo con toda familia ya que una vez acabe nos vamos hacia Rasquera a una boda informal de unos amigos.
Ya en el casal, nos encontramos con Fernando, Sergi y Jordi tomando algo y para calentar un poco.

La tarde se presenta bastante calurosa, por encima de los 30grados.

En la salida me coloco con los compañeros de Blancafort y tal como empieza, cada uno a dar lo que pueda.
El grupo se estira rápidamente dando una vuelta por el interior del pueblo, para seguir dirección Poblet.

Pasamos por dentro del recinto del monasterio y voy controlando a los compañeros por donde van.

La subida hasta dar la vuelta se hace mas o menos, aguantando el ritmo de dos corredores del Borgues.

Pero este ritmo se rompe bajando por uno de ellos, quedándome entre los dos.


A partir del km 10 ya noto que las fuerzas flaquean, y en el km13 al ver que ya no puedo bajar de la hora, que era lo que me había propuesto, aflojo un poco y me dejo llevar.
La verdad es que no se puede venir a una carrera así haciendo 20km semanales y querer bajar de la hora.

Aun así, me puedo ir contento, ya que he bajado en seis minutos mi marca aquí.

Una ducha rápida y hacia Rasquera que nos esperan.


domingo, 21 de julio de 2013

DUATLON ANDORRA

Antes de salir el sábado hacia Andorra, nos comunican que la triatlón se ha suspendido a causa de la baja temperatura del agua del lago Engolasters, siendo el mismo día de la carrera de unos 8 grados.
Por lo cual, con la normativa de la federación en la mano, pasamos a hacer una duatlón, que constará de 6km corriendo -  32km bici  - 10 km corriendo

Tal como llegamos a Andorra, dejamos las cosas en el hotel, al lado de boxes, y vamos a recoger el dorsal y el chip, dejando para la tarde la entrada de la bici a boxes.

Mañana de paseo por Andorra y después de comer empieza a llover, que ya no parará hasta la noche. Por lo que nos dejan llevar las bicis el mismo día de la carrera.
Por la tarde intentamos llegar al lago Engolasters, pero a media subida nos empieza a granizar y nos damos la vuelta.
De paso le he hechado un ojo al circuito en bici, que realmente no es moco de pavo, con unas buenas rampas.

Cena en el hotel, en el que coincidimos con Rafa  y su familia, y a  descansar.

El domingo a las 7h suena el despertador y  a desayunar, a prepararlo todo y para boxes a dejarlo todo listo.

Me encuentro con Jordi Paz y Joan Carles Rosello del club y ya en la salida con Jordi Abad.

Calentamos un poco, junto a Rafa que se a unido a nosotros, y ya nos colocamos en la salida.

Tal como salimos, la primera rampa del día para continuar con la bajada, donde me encuentro corriendo al lado de Rosello, que va muy fuerte, hasta la transición, a un ritmo de 4 min/km.


Cogemos la bici y tal como empieza la subida Rosello se me escapa, ya que prefiero reservar viendo lo que me espera.
Puede que fuera un error ver el circuito ya que al igual no hubiera sido tan conservador.

Las primeras rampas sin descanso con todo puesto hasta que nos desviamos a la derecha donde hay un pequeño llano para coger aire para la segunda parte de la subida.

Encaramos la bajada con mucho cuidado, ya que el asfalto todavía esta mojado y con curvas muy cerradas se hace peligroso.
La verdad es que hubo unas cuantas caídas en esta zona.



Después de dos vueltas al circuito en bici, transición y a continuar con el último segmento del día.

Dos vueltas de 5km para acabar y donde me doy cuenta de la falta de ritmo a causas del poco entreno que llevo en las piernas.


Pero voy aguantando hasta llegar a meta con un ritmo medio de 4.17min/km  y acabando con un tiempo de 2h28´ y en el puesto 40 de 377 que acabaron la prueba.

Como nota negativa, destacaría el triste y pobre avituallamiento después de la carrera, con una botella de agua, un trozo de sandía e isotónico.


sábado, 6 de julio de 2013

VIPXTREM

Cuarta edición de esta  carrera tan espectacular cerca de casa.
A diferencia de los otros años, no vengo con tanta motivación para correrla, pero no puedo faltar a una carrera tan bonita  y dura a la vez.
Un recorrido de 128km con 3800m de desnivel positivo junto con una temperatura bastante elevada, hacen de esta edición, una de las más duras.

De buena mañana, Manolo, Juan  y un servidor, salimos hacia Vimbodi, con tiempo suficiente para no tener que ir con prisas.

A las 6h llegamos, y antes que nada, toca visitar al señor Roca. Recogida de dorsales y a prepararlo todo.

Nos meten a todos en un recinto para hacer una foto conjunta levantando la bici al unísono, y para controlar la salida.

Dan las 7h y empieza el show.

Juan, Manolo y Eric salen como balas, así que me quedo solo a mi ritmo y tragando polvo a mansalva, pasando Milmanda para llegar al Monastir de Poblet.


Carretera arriba hacia las Masias, para encarar la primera subida, la Pena.
A poco de empezar me encuentro con uno de Vilafranca y charlamos un poco, y antes de darme cuenta, voy detrás de Manolo, que tampoco se quiere pasar.

Así que decido ir a su ritmo y aguantar lo máximo posible. Nos adelantan un montón de gente, es lo que tiene ir controlando el pulso, pero nosotros a lo nuestro.

Una vez arriba, bajada por la Fargues bastante controlada por la gente que hay, hacia la carretera de Riudabella.


La primera de las novedades llega. En lugar de ir hacia Vallclara, nos hacen subir por la mina. Una subida de regalo por si no teníamos suficiente


Lo más duro es al principio, ya que luego es bastante cómodo.
Bajamos un poco para volver a subir por una pista asfaltada. Aquí pierdo a Manolo y al acabar me entero de que a tenido problemas mecánicos y que no a podido acabar todo el circuito.

En Vilanova de Prades, el primer control, seguido de una trialera de subida no muy técnica pero que hace trabajar de principio a fin.

Hacemos un tramo muy bonito entre bosque y  en una bajada rápida nos despistamos tres corredores unos 50m. Es el único despiste de un cruce en toda la carrera y gracias que no ha  sido muy grave.

Dirección a la Baltasana volvemos al recorrido de años anteriores, pasando por l´Aballera y bajando hacia la Febro, segundo control del día.



Hasta hora voy bastante bien, adelantando a ciclistas constantemente y con un calor controlado.

 Subida hacia la Mussara, para encarar el tramo mas apestoso del día hacia l´Aixavega. Un tramo con mucha piedra que se me hace muy pesado.

En Montral se encuentra el tercer control y la comida, pero yo solo cojo agua como en el resto de avituallamientos y continúo por el sendero de bajada para llegar a la carretera. Aquí voy bastante solo y me voy encontrando a gente a cuenta gotas.


Llego a Farena para seguir hacia la Bartra, la subida mas dura del día, como mínimo para mí, por los km que llevamos y el calor intenso que ya empieza a hacer.

Pero a diferencia de otros años, subo bastante cómodo y a ritmo. Una vez llego els  Cogollons, la cosa cambia un poco y ya me cuesta un poco mas llegar hasta els Plans.

Este año nos hacen bajar por el sendero de Sant Juan, y la pista hasta Montblanc.
En el sendero tengo que parar a ayudar a uno que se ha caído en un margen y que por culpa de las rampas no se puede poner ni de pie. Y algún otro que va haciendo tapón.

En Montblanc, me encuentro el avituallamiento de mi jefe, con muchas caras conocidas, cosa que aprovecho para descansar un poco y charlar un poco.

Ahora ya solo queda la última subida del día. En otras ediciones normalmente ya me voy arrastrando por Sant Miquel, la Trinitat y la Pena, pero este año, subo muy cómodo, como el resto de subidas del día, adelantando a gente y con piernas.

Solo noto un poco de falta de fuerzas en los dos últimos km, pero esto ya esta hecho.
Cojo agua y para abajo.
A media bajada del cortafuegos oigo como el de adelante se cae, y es que las fuerzas ya escasean.

Llegamos a las Masias y ya deshacemos lo hecho por la mañana, haciendo estos últimos km bastantes rápidos por lo que se me hace muy corto, no como otros años.

Vimbodi y esto se acaba.

Por fin cambian la entrada a meta, ya que en las cuatro ediciones anteriores, siempre llegábamos por detrás del pabellón, como a escondidas.
Este año, entrada triunfal con arco de meta, alfombra azul y foto de llegada con la bici levantada, con un tiempo final de 8h16´´, mucho más que el año pasado pero perdiendo solo dos puestos, entrando el 43 de quinientos corredores que han conseguido acabar y de 150 que han abandonado.



En la llegada me encuentro con Manolo, Eric y Juan. Comentamos un poco la jugada, nos bañamos en la piscina, un poco de masaje, comer algo y de vuelta a casa a descansar un poco que me lo he ganado.


Hasta el año que viene claro, …