sábado, 20 de octubre de 2012

MARATON NIGHT DE BILBAO

Aunque mi primera idea era ir a la Behovia de San Sebastian, como los compañeros de Blancafort venían a disputar esta maratón nocturna, no me lo pensé dos veces en venir con ellos.

El mismo sábado de la carrera, salimos dirección Bilbao, encontrándonos agua durante todo el camino, y después de unas cinco horas y media, llegamos sin que deje de llover.

Una vez dejamos las cosas en  la pensión, vamos a recoger el dorsal y nos reunimos con los compañeros, Juanra, Victor, Lidia, Dolors y Joan Carles, para ir a comer.

Después de descansar un poco, una buena merienda y a ir preparando todo lo necesario para la  carrera.
A las 20h15´ bajamos para ir viendo el ambiente y cambiarnos para dejar las cosas en el guardarropas.

La  verdad es que no ha dejado de llover en todo el día y esta claro que nos acompañara durante la carrera, aun así la temperatura no es excesivamente baja y la sensacóon corriendo no es de frío.


Le deseo suerte a Montse en la carrera pirata de 7km y nos colocamos todos en el cajón de las tres horas.

A las nueva dan la salida de los "pros"  y dos minutos mas tarde nos toca a nosotros.

Salida espectacular con fuegos artificiales y antorchas de fuego.

Salimos a ritmo, con el globo de las tres horas a escasos dos cientos metros. El primer tramos de la carrera transcurre por medio de Bilbao, haciéndose un poco estresante el hecho de ir esquivando los charcos, las aceras, las lineas pintadas del suelo para evitar resvalones, y todo con poca luz y mucha gente, la cual desaparecerá en la segunda vuelta.

Después de cruzar el río y pasar al otro lado, nos envían hacia la otra punta de Bilbao en una recta interminable, a sabiendas que hay que volver.

Al acabar la primera vuelta, pasamos el km21  en 1h30´, bastante bien, yendo juntos Juanra, Victor y  yo, ya que Juan Carles acaba aquí.


Nos espera otra vuelta, y no deja de llover.
En el km25, Juanra nos deja, por culpa de unos retortijones, así que seguimos Victor y yo a esperas de que nos vuelva a coger.


Volvemos a encarar la recta interminable, bajando un poco el ritmo. Yo ya empiezo a notar molestias en los gemelos y después de una semana de ardores en el estomago, hoy no podía ser menos, y ya empiezo a notar molestias en la barriga.

En el km35 llevamos un tiempo de 2h27´ que no esta nada mal.

Pero poco después, me tengo que parar a vaciar detrás de un camión porque ya no aguanto mas.
A partir de aquí, un suplicio. Me toca ir solo, esperando que Juanra se una a mi, con dolor de gemelos  y con una sensación de vacío exagerada.

La vuelta se me hace eterna, solo pensando en llegar y dar por acabada esta experiencia, haciendo los últimos siete km en 45´, llegando a meta con un tiempo de 3h12´30´´, en la posición 60, llegando Juanra justamente por detrás de mi a un minuto y Victor tres minutos por delante.



Tal como paro no puedo caminar de lo que me duelen los gemelos, pero me puedo dar por contento ya que he conseguido bajar mi marca en un minuto.

Algo es algo.

sábado, 6 de octubre de 2012

VUELTA A AL PENEDES

Después de convencerme Juan y Manolo para correr con ellos, la verdad es que no les costo mucho, nos decidimos de correr esta vuelta al Penedés que cae mas cerca de casa.

El primer día salimos a las 7h desde un albergue cerca de Potons.
Con el frontal en marcha, empezamos nuestra aventura en esta carrera de orientación.


Pasamos por muchos sitios muy bonitos de ver, y muy variados, trialeras, senderos en medio del bosque, la playa de Vilanova, caminos con mucha piedra, viñas, pueblos,...


Como es normal, nos equivocamos un par de veces, pero sin perder excesivo tiempo y eso que en la primera etapa  hay un par de tramos de orientación con el mapa en los cuales no elegimos el camino mas acertado.


Cierto es, que somos el único grupo que no somos de la zona, por lo que jugamos con mayor desventaja.
Lo cual se refleja en un cruce donde perdemos mas de una hora hasta encontrar el camino correcto y después de darnos una paliza en una subida de infarto.

Pero es lo que tiene este tipo de carrera, y es lo mínimo que te puede pasar, perderte si no lees bien el mapa o no estas muy acostumbrado a interpretar las viñetas.

Al llegar toca volver hacia casa para descansar lo máximo posible.

El segundo día, salimos mas tarde ya que los km a realizar son menores.


Ya al final del circuito, otra zona de orientación que se puede salvar subiendo por carretera, opción que quiere coger Manolo, pero que después de debatir un rato entre nosotros y los de la organización, decidimos hacer.
Y como no, cuando llegamos arriba, nos comentan que hemos subido por la zona mas complicada.
Manolo nos quiere matar, jejeje

Ahora ya todo bajada para dar por cerrada nuestra experiencia en esta carrera, acabando en novena posición.