domingo, 27 de noviembre de 2011

MITJA MARATO TARRAGONA

Última carrera de la temporada.
Vengo convencido de poder bajar marca y así  quitarme también la espinilla clavada después de la maratón de Salou de hace dos semanas.
Se que no vengo muy descansado, después de hacerme el viernes 14km y el sábado dos horas con series con la flaca, pero con buenas sensaciones.
El día se presenta con mucho frió, aunque no tardará en calentarse, y con muchas caras conocidas antes, durante y después de la carrera.


Víctor de Santos, de Blancafort, decide acompañarme en busca de la marca, pero él va por otro tema, la maratón de Castellón.
Han hecho una pequeña modificación en la salida, respecto a años anteriores, cambiando el sentido de la salida.
Planteo el principio de carrera sin pasar de 150ppm. para poder llegar con fuerzas al final de la media.

A las 10h puntuales, empezamos la carrera, y en seguida cojemos un buen ritmo, por debajo de 4´ pero controlando pulsaciones.


Por el paso de los 10km, voy por debajo de los 40´, que no esta nada mal, y con las buenas sensaciones todavía intactas.
Una vez llegamos a los tinglados, km12, creo que es el momento de subir un poco el ritmo. No se si es un poco arriesgado empezar tan pronto, pero hay que dejarlo todo en el asfalto.
Aquí Víctor se descuelga, ya que no es su guerra, y encaro el paseo del Miracle a buen ritmo.


Noto unas pequeñas molestias en la planta del pie y el tobillo derecho, que me dan un poco por saco.
En el km 15, voy por debajo de la hora, y veo que es el momento de vaciarme si quiero conseguir mi objetivo, adelantando algunas cara conocidas de otras carreras.

Ya las pulsaciones van disparadas entre 160 y 170ppm, pero sigo aguantado bien.
El espigón se hace duro, y de vuelta, un poco de aire de cara que da un poco por saco. Empiezo a contar los kilómetros que me faltan para acabar.
En los últimos cien metros, y haciendo un esfuerzo final, me dan la camiseta que tenía preparada, con la que decido entrar en meta, para dar ánimos en su recuperación a Jaume Guasch. Así que anims de part de tota la familia; de una manera o unaltra, estem amb tú.


Entro en meta con un tiempo de 1h22´30´´, consiguiendo bajar la marca conseguida a principios de año en Granollers en dos minutos y cerrando un año, para mi, increíble.
Eso si, el año que viene el reto será bajar de 1h20´, aunque se que me lo tendré que currar mucho.

Tengo que dar la enhorabuena a mi hermano David, novato en la prueba, acabando con un tiempazo de 1h32´. Y a otros compañeros que también se estrenaban en una media maratón como Toni Marin, 1h45´ e Iván López, consiguiendo bajar de las 2h.
También felicitar a Raúl Gómez con un tiempo ya de élite de 1h14´ y a Sergi Fontanillas por bajar su marca.

domingo, 13 de noviembre de 2011

MARATON COSTA DAURADA

Después de un mes de entreno, se que no llego con la forma adecuada para buscar nada, pero vengo con muchas ganas.
El día se presenta nublado, pero pronto sale el sol, quedando un día muy bueno para la fecha en la que nos encontramos.
Voy acompañado de mi familia, y una vez allí, a preparase un poco. Saludar a las caras conocidas y a coger sitio para la salida.
Esta vez, mi pareja de baile sera Victor, con el que haré un poco mas de la mitad de la carrera, la cual, por causas que desconozco, sale casi con media hora de retraso.


Empezamos a buen ritmo, y cual es mi sorpresa al ver la liebre de 3h. Decidimos probar ir con ella, aunque es un poco atrevido, pero nos encontramos cómodos con el ritmo, 4´16´´ a 4´20´´.
Durante el circuito, no hay mucha presencia de gente en la primera vuelta, aunque la cosa se anima un poco mas durante la segunda media. Cierto es, que la poca gente que hay no deja de animarnos.
Llegada a Cambrils y de vuelta a Salou. Depende que zonas hay un poco de aire, pero aguantamos bien.
En el paseo de Salou, me encuentro con mis animadores personales, apoyándome siempre.
Antes de llegar a meta para acabar con la primera media, la liebre da un cambio de ritmo que rompe el grupo y me saca de punto. Pasamos por el arco con 1h31´ mas o menos.
Seguimos para acabar la maratón con la compañía de Arnau Sugrañes, que nos hará un poco de liebre ya que la guia oficial se nos ha escapado.
Ya aquí empieza mi odisea. Me va cogiendo flato, que marcha pronto, y algo que nunca me había pasado, se me contrae el dedo gordo derecho el pie durante un buen rato, intentándolo estirar mientras corro cada vez que le da por encogerse. Es una sensación rara.


En el paseo de Salou, Arnau y Victor se me escapan y ya me quedo solo. En el km 29 me coje un flato increíble que me obliga a parar  y andar durante casi dos km. Consigo arrancar de nuevo, pero con un ritmo muy flojo, 5´30´´ ya que en el momento que intento apretar, aparece el flato otra vez, y las rampas, que ya no me dejan hasta el final de la maratón.
De vuelta por Vilafortuny, me tengo que volver a parar, a estirar un poco, ya que las piernas me están matando. Cada vez que intento apretar me da indicio de rampa en un músculo diferente.
Me pasa la libre de 3h15´, lo cual me hace pensar acabar la carrera en 3h30´ contando con lo que me queda.
Como queja, sin tener en cuenta el retraso de la salida, decir que los km no estaban muy bien marcados y que las liebres, han hecho lo que han querido.

Apunto de llegar, noto que se me encogen todos los dedos izquierdos del pie. Sincéramente, me da por reír.
Al final hago un tiempo de 3h14´´, contento, mas teniendo en cuenta como ha ido la carrera, y un poco decepcionado de no poder haber aguantado el ritmo, pero ya sabia que no llegaba a tope de forma.
Aunque no ha sido un tiempo para tirar cohetes, se lo dedico a Jaume Guasch, ya que pensar en el durante la carrera, me ha hecho pensar en que lo mal que lo estaba pasando, no es nada en comparación con lo que lleva pasando él en estos últimos meses.
Darle la enhorabuena a Juanra por su magnífico tiempo y a Victor, que le han sobrado cuarenta segundos para bajar de las tres horas.