domingo, 6 de febrero de 2011

MEDIA MARATON GRANOLLERS

Llegó el día, después de cuatro meses apuntado, para no quedarnos sin plaza. Este año casi 8000 corredores inscritos, ya con las plazas cerradas hace semanas.
Me lo planteo como parte del entrenamiento, ya que considero que no llego muy entrenado, y habiéndome metido el sábado una paliza de 120km de carretera, subiendo a la Teixeta  y a Colldejou.
La mañana se plantea muy fresca, y yo que voy de corto. Pero la carrera empieza a las 11h, una hora mas tarde de lo que pensábamos. Rafa me acompaña, como no, y con tanto tiempo libre, cojemos el dorsal, el obsequio y nos vamos a desayunar sin prisas.
Queda media hora y vamos a dejar las cosas en el coche, la bolsa en el guardarropas para taparme tal como llegue y a empezar a calentar.
El sistema de salida es, por lo que me comentan nuevo, por cajones, y sinceramente lo tienen un poco mal organizado. Por un lado, te apuntas a la carrera por tu mejor tiempo, colocándome en el cajón de 1h20 a 1h30, cuando llegas allí te dan un papel, en el cual te dicen que por dorsal salimos a las once menos cinco, y ya en la salida solo encuentras banderas de tiempos, siendo de 1h40 para adelante. Pero bueno, sin tener las cosas muy clara nos metemos en el mogollón, intentando avanzar lo máximo posible.
A las 11h dan la salida y a empezar a correr, perdón a andar, porque con tanta gente es complicado empezar a correr y a cojer el ritmo.
Una vez se va abriendo el grupo, Rafa y yo avanzamos a mucha gente, ahora por aquí, ahora por allá, sin perder  la cabeza. El ritmo no es muy alto, claro esta, pero me siento mejor de lo esperado y las piernas parecen responderme muy bien.
Como en las ultimas carreras, voy controlando las pulsaciones, sin pasar de 150p.
Rafa ya se queda atrás y lo pierdo de vista. Yo continuo a mi ritmito para arriba, que hasta la Garriga es casi todo subida, con un buen repechó nada mas llegar al pueblo.
En el km10, llevo un tiempo de 42.02 y ahora ya empieza a llanear y a bajar. Ya a pasado lo mas duro.
Sin pasar de pulsaciones, pero con un ritmo mas alto por el desnivel hacia abajo, sigo adelantando a mucha gente, y las piernas que me siguen aguantando, pasando en el km15 con 1h1´31´´.
En teoría ya todo es bajada, pero hay un par de repechones en los que hay que apretar los dientes para poder mantener el ritmo.
El calor ya aprieta, haciendo un día precioso.
Los últimos kilómetros son una maravilla. Mucha gente animando y yo que paso por medio del carril sin parar de adelantar a corredores haciendo un esfuerzo titánico, viendo que tengo al alcance el bajara mi marca.
Acabo muerto, pero contentísimo de como ha ido la carrera, consiguiendo marca, dejándola en 1h24´27´´ y muy bien físicamente, con una media de pulsaciones de 153p.
Y todo sin ir a buscarlo. Esto es la leche