domingo, 7 de marzo de 2010

MARATON BARCELONA

Ya llego el gran día

Después de un par de meses de duro entreno, con lluvia, frió y nieve, llego el día de mi primera maratón. Si me lo hubiesen preguntado hace un par de años, ni se me hubiera pasado por la cabeza el poder correr una maratón. Hace dos años hice mi primera media y el año pasado mi segunda, por lo que voy un poco cojo de experiencia pero sobrado de ánimos y ganas.
Aunque tengo que reconocer que tanto entreno, se me ha hecho muy duro y creo que llego un poco tocado de fuerzas y con las piernas un poco cansadas

Me levanto a las 5 de la mañana y me dispongo a desayunar para que no falten las fuerzas durante la carrera. Unas hora después cojemos el coche dirección a Barcelona. Mi familia y mi cuñada han decidido acompañarme, cosa que es de agradecer, por el madrugón que se han tenido que meter y porque siempre es agradable ver durante la carrera caras queridas y saber que en la llegada no estarás solo. Parte del merito de estar aquí, también es suyo, por el tiempo robado a causa de tanto entreno

La carrera esta apunto de empezar y me coloco delante de todo del cajón azul, de 3 a 3h30. Nunca había visto tanta gente junta. Somos mas de 12.000 personas, de las cuales solo acabaran
unas 10.000 y pico

Son las 8h y dan el pistoletazo de salida, desde la avenida Mª Cristina. Cuesta un poco cojer el ritmo con tanta gente y el globo de 3h15 ya se me ha escapado. Subimos por Sants y veo a mi familia. Intento apretar un poco para poder cojerme a la marca de 3h15, que no se si es un poco atrevido o no, pero lo intento y lo consigo a la altura del Camp Nou.

Seguimos por la Diagonal, para bajar otra vez a la plaza España, pasando por Les Corts y donde,después de pensarlo un rato, dejo la marca y voy por mi cuenta. Se que esto me traerá consecuencias a media carrera, pero el exceso de euforia y el encontrarme sobrado hace que tire para adelante.
10 km y bajamos por la calle Tarragona, volviéndome a encontrar a Montse, Eloi, Laura y mi cuñada Gema.
Corremos por la Gran Vía, pasando por la Pedrera, la Sagrada Familia y nos acercamos a la mitad de la carrera, la cual la paso con un tiempo de 1h34. Estoy contento porque considero que es un buen tiempo, pero empiezo a notar síntomas de cansancio, "y solo voy por la mitad"
Cruzamos el puente Calatrava para acercarnos al Forum y pasar por otro trozo de la diagonal
Km 28 y empiezo a tener hambre, y gracias a Dios , el primer avituallamiento solido, el cual aprovecho para comer algo de fruta, sin parar. Aun así, creo que el conocido "muro" a llamado a mi puerta y se a metido hasta dentro , porque empiezo a pasarlo mal, con principios de rampas. Llegamos a la Plaça de les Glories y se me pone la piel de gallina, damos media vuelta a la diagonal, a paso casi de uno, de la gente que hay, y que no para de darte apoyo. En ese momento, no sabes lo mucho que sube la moral escuchar a la gente: "vamos Jesús, vamos"

Pasamos el km 30 pasando por la Av Litoral, al lado de la playa y las Torres Mapfre. Es un tramo muy duro psicológicamente. A penas hay gente y las piernas me comienzan a fallar, veo a corredores parados con muchos problemas para continuar por culpa de las rampas y a mi solo me pasa por la cabeza que yo puedo ser uno de ellos. Hago unos cuantos km con un compañero de fatigas, que ya a corrido alguna maratón que otra, y entre charla y charla me da algún animo que otro

Pasamos al Parc de la Ciutadella, antes de llegar al Arc de Triomf, impresionante pasar corriendo por debajo del monumento con la gente animándote.

El pasar por medio de Barcelona es increíble, recibes ánimos de la gente de todos los lados, Plaza Catalunya, Plaza Sant Jaume, Las Ramblas, "vamos Jesús, que queda poco" y en mi cabeza solo hay dudas.

Llegamos a Colon y al km 40, a partir de aquí, llegar o morir en el intento. Aprieto el ritmo, o eso me parece a mi. Hay mucha gente y eso me da fuerzas hasta el final, para superar los últimos 200 metros y pasar la meta con un tiempo de 3h13, haciendo la segunda mitad en un tiempo de 1h39.

No me lo creo, mi primera maratón y hago este tiempo. Solo me pasa por la cabeza, que tanto tiempo y sufrimiento empleado para prepararme a valido la pena
Estoy destrozado, no puedo hacer ni un triste estiramiento hasta pasado un buen rato, vaya calambres, rampas, ... y esto me dura un par de días, agujetas de las orejas a los tobillos, increíble.

Me encuentro con la familia y después de hacer algún estiramiento que otro nos volvemos para casa. Conduce mi mujer y aprovecho a echar una cabezadita, sin pensar cual sera mi próxima locura.

Este proyecto lo empezamos Rafa y yo con muchas ganas. Al final, Rafa no pudo acabarlo por un inoportuno golpe en la rodilla un mes antes de la cita. Pero no pasa nada, hay carreras para aburrir a cualquiera